• SUMI | Suzuki Music Institute

Cómo coger apuntes en la clase de instrumento

Tal como nos explica Edmund Sprunger en su libro «Helping Parientes Practice», todos los que han visto la película de Disney 101 dálmatas, recuerdan que uno de los perritos muere, e incluso ha llorado o ha estado a punto de hacerlo durante esta escena, pero nadie recuerda el número del cachorro, y si alguien lo recuerda, quizás no recuerda el nombre. Si hubiéramos tenido una libreta durante la visualización de la película, lo habríamos podido anotar y, por lo tanto, responder a la pregunta.

Esta situación es similar a lo que pasa en una clase de instrumento: los padres estamos involucrados, concentrados, entendemos todos los detalles, pero si no los apuntamos, alguno se nos puede escapar de la memoria y cuando nos ponemos a practicar nos surgen más dudas que respuestas. Por este motivo, es muy importante coger apuntes durante las clases, y cuanto más concretos y específicos sean éstos mejor. Todos los detalles que podamos trabajar a lo largo de la semana nos permitirán poder avanzar y crear buenos hábitos desde el inicio.


Algunas ideas para coger apuntes:

  • Digital o analógico? Los expertos dicen que coger apuntes a mano favorece la memorización y la asimilación de los conceptos, pero es verdad que coger apuntes de manera digital también tiene sus ventajas, como por ejemplo que se puedan compartir con rapidez con otros miembros de la familia. Sea cual sea vuestra elección, los siguientes puntos os pueden ayudar.

  • Medida de la libreta: cuanto más pequeño el plato, menos cantidad de comida nos serviremos; cuanto más pequeña la libreta, menos apuntes cogeremos. Os recomendamos libretas de medida A5 o A4 para escribir cómodamente. Tened en cuenta también la comodidad para transportar la libreta con vosotros, porque si nos la dejamos a menudo, iremos con papeles sueltos que después tendremos que copiar en la libreta y no necesitamos más trabajo extra.

  • Apartados: puede ser cómodo dividir la libreta en dos o empezarla por delante y por detrás. Por delante la podemos usar para coger los apuntes de cada clase, y por detrás tener un índice de canciones donde poder copiar los puntos más importantes de cada una, y tenerlo todo en mismo sitio. Así, cuando repasamos una pieza, encontraremos todos los puntos claves en la misma página, sin tener que rebuscar en los apuntes semanales. También puede ser útil pasar los apuntes de las piezas a la partitura directamente, para irnos familiarizando con el libro.

  • Organización de la página: según el nivel, puede resultar interesante dejarnos un pequeño recuadro al inicio de cada página de los apuntes que cogemos en clase. En este recuadro podemos anotar los puntos de postura que serán aplicables a todo el que haremos. También un espacio de recursos metodológicos o juegos que observamos en clase y que podemos aplicar aquella semana o más adelante: un juego de repaso, la manera de corregir la postura, una frase alentadora...

  • Preguntas: es mejor hacer las preguntas que nos han surgido durante la semana al inicio de la clase, para que la profesora las pueda responder o trabajarlas durante la clase. El resto de las preguntas las podemos apuntar para no olvidarlas y las comentaremos al final. Si durante la semana surgen otras, podemos enviar un correo electrónico a la profesora o apuntarlas para poderlas resolver en la siguiente clase.

  • Abreviaturas: como cuando cogíamos apuntes, usaremos abreviaturas para los términos más recurrentes: CB (chocolate blanco), MI (mitad inferior del arco), MS (mitad superior del arco), TA (todo el arco), MD (mano derecha), MI (mano izquierda), R10 o x10 (10 repeticiones), R5 o x5 (5 repeticiones), etc.

  • El punto más importante no sólo es escribir lo que se tiene que trabajar, sino el CÓMO se tiene que trabajar: el número de repeticiones, el tempo (lento, rápido), con ritmos, si empezamos arco arriba o arco abajo, en la cuerda «la» o en la cuerda «mi», vigilando la posición de la mano, el codo, el dedo..., con qué parte del arco (talón, centro, punta), o con qué distribución de arco (más arco, menos arco…). Siempre que tengáis un punto a trabajar, estad seguros de poder responder a la pregunta CÓMO.

¡Unos buenos apuntes de clase marcarán mucho la diferencia de la calidad de la práctica que haremos en casa. Afilemos los lápices y no olvidemos la goma, que los errores son la clave para aprender!